Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 6 de junio de 2012

Alcanzar el silencio en la lectura

Libro de lectura Senda
¿Recordaís cuándo empezasteis a leer? Esas primeras lecturas se hacían en voz alta. 

Muchos de nosotros todavía tenemos presentes los cuadernillos de lectura con su letra redonda y las frases llenas de poesía egocéntrica con las que nos iniciábamos en la lectura: Mi mamá me mima (el papá era borrado de la ecuación sin contemplaciones).

Luego ya, años y años del maravilloso y a la vez puñetero, libro de lectura Senda. Maravilloso porque estaba lleno de trozos de historias y puñetero por que sólo eran eso, trozos y uno se queda siempre con la miel en los labios.

Bien, pues históricamente, la lectura fue un ejercicio que se practicaba en voz alta  y llegar a la lectura silenciosa, introspectiva e íntima, requirió más tiempo del que podría parecer a simple vista. Os dejo aquí un enlace a un blog en el que se relata de forma resumida cómo la lectura acabó conquistando el silencio.

Nos seguimos leyendo.

2 comentarios:

  1. mmmm Carol me ha encantado esta entrada sobre el silencio y la lectura en voz alta. No tenía ni idea! Que gracioso y que significativo el chiste del genial y acertadisimo Forges, en el blog.

    Yo siempre leia en voz alta, y me costó muchísimo leer en silencio. Y me sentía un bicho raro (bueno, todavía me siento, pero por otros motivos) Y es que tendía (y tiendo) a distraerme con facilidad y "conectar el altavoz" me ayudaba.

    Lo relaciono mucho con otra cosa que he aprendido aquí (muchas ya, gracias Carol por este club y este blog): los audio-libros, que no sabía de su existencia, y que si tuviera poderío, me compraría unos cuantos.

    Un abrazo a todas!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios Ana.

    A mí también me sorprendió mucho que costase tanto llegar a la lectura silenciosa. Es una de esas cosas que damos por sentado que se hacen desde siempre y que nos sorprende descubrir que no siempre fueron así; a nivel personal porque ya hemos olvidado que esto también lo aprendimos, no fue "natural" y desde el punto de vista histórico porque te maravilla que una cosa en apariencia tan simple, tardase tanto en materializarse.

    Es lo que suelen tener las buenas ideas, que en apariencia son simples, pero como diría Einstein, hacer que una cosa sea fácil es posible, pero no simple. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?